(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / JOAN SUÁREZ

 ReVista OjOs.com    AGOSTO DE DE 2017

Joan Suárez

Joan Suárez


(Colombia, 1988). Nació en Medellín por las mismas calles de narcotraficantes, pistoleros y políticos. Es antioqueño como Débora Arango, Porfirio Barba Jacob, Pedro Nel Gómez, Ignacio Gómez Jaramillo Augusto Rendón, Fernando Botero, Fernando Vallejo, Fernando González, Gonzalo Arango, Germán Londoño y muchos más que le han dado más gloria a Colombia que las bandas criminales infiltradas en los poderes políticos, judiciales, legisladores  y empresariales.

Egresado en Regencia de Farmacia de la Universidad de Antioquia.  “Allí aprendí de papas bomba, reacciones químicas caa pldoras abortivas [diría Don Ordoñez], conocí la flora y fauna de varias vaginas en el quirófano de obstetricia y ginecología en mi práctica académica. Actualmente tengo 24 años y vivo el presente con lo que se me presenta. Un hombre cuasi virgen para la sociedad colombiana”. Su espíritu investigativo, analítico y su talento para expresar con palabras e ideas esta realidad apestosa lo respaldan para convertirse en un colaborador de la revista de la libertad y el desorden donde no hay censura y se exalta la belleza y el talento.

Estudiante de la Escuela de crítica de cine, un proyecto de formación de Cinéfagos.net y la Revista Kinetoscopio, con el respaldo de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia.

Uno de los objetivos es elaborar textos producto del proceso de formación para ser publicados en diferentes medios, especialmente en el blog Cinéfagos de El Colombiano y en la revista

Kinetoscopio. De esta manera, encontrarán algunas veces también ejercicios de escritura en este portal. http://bit.ly/2shSZlj

El uno es el otro

 

 

Sin enamorarse de lo que tiene, piensa y siente.

 



Ante el auge de los varios caminos para encarar la vida, a través de métodos inefables en busca de la felicidad, aparece un relato que apela a la cotidianidad y al riesgo de una sórdida y entrañable relación de un amor entre un hombre y una mujer, cada uno con su historia familiar y sus miedos, los cuales son hechos de una frustración y resignación por lo desconocido. Este escenario confronta desde el cinismo hasta llegar a la nobleza, de ahí su título Corazón gigante (2015).

 

No falta quien vea en esta historia un simple relato, pero no es así, es sencillo y colateral. El aire frío de Islandia,  la escasa o total ausencia de un dispositivo móvil o el adminículo de la Internet, exploran de manera artesanal, la singular existencia de un adulto (casi niño) junto a su mamá, mientras se distrae entre los juegos con coches teledirigidos, tanques de guerra y soldados en una gran maqueta, la misma que podría representar la grandeza de su corazón y sus sueños. De este modo, entre la música heavy metal que escucha en su camioneta con la complicidad del locutor que entona por la radio para cualquier otro solitario de la noche el nombre de nuestro protagonista: Fúsi.

 

Pero Fúsi es más que esto, sin mucho recurso narrativo o visual, el director provoca e invita a reflexionar el aspecto tan revolucionario que llega a su vida: el amor. Así es, para que algo perturbe debes de buscarlo por fuera de tu habitación, hacerlo vivencial y experimental. De ahí que el relato tome una intensidad bastante emotiva tras ir a una particular y primera clase de baile.

 

Y es normal el susto ante lo nuevo, porque puede producir un cambio en nuestra identidad, para la cual, el personaje de esta película no está aún preparado, seguimos de este modo la primera vez en casi todo en el curso de un joven adolescente (acá a los 43 años), el primer beso, la primera experiencia sexual, la primera mirada del universo femenino, la primera cita a cenar, en definitiva, un primer amor idílico, sórdido y transformador.

 

Pero debemos tener presente que Fúsi es víctima de un entorno que procura el crimen imperdonable con el nuevo capitalismo, la soledad y la individualidad, una atmósfera que recurre a la burla, la vergüenza, la maldad y el chiste hiriente. Casi siempre en la película por su fenotipo enfrenta la dulzura y el ataque físico y moral, que se confunde con la bobada o tontería de sus compañeros de trabajo; pero él esconde a un hombre prolífico, curioso, pintor, poeta en la cocina, paciente y silencioso.

 

Es la reivindicación de una moral que se desplaza hacia el otro. Por eso anhela una relación intersubjetiva y aprende a quererse a través de la chica que conoce aquella noche, y ese instante será un momento visceral del relato, la propuesta posterior de una mutua convivencia. Por un momento la mirada infantil de los niños del vecindario que lo buscan para jugar y el señalamiento de los adultos que lo denuncian ante la policía, manifiesta el despertar de la nobleza e ingenuidad por ese mundo oculto a sus ojos. Su senda ha sido en una escafandra y ahora tendrá que valerse en autonomía y decisión.

 

Seremos testigos de una vertiginosa historia romántica con una chica y sus problemas psicológicos, por esta razón, el guion toma el curso y sugiere un viaje, porque es ahí donde están los sueños. El extravío de Sjöfn, la mujer solitaria y con sombras del ayer con el jardín de flores. Y Fúsi, con el anhelo de ir al Medio Oriente. Acá surgen la disparidad de gustos, intereses, pasiones y proyectos de vida que alteran el transito del cariño, el afecto y el deseo hasta conducir a una nueva aventura. Tanto él como ella podrán constatar el beneficio de la elección, en ese misterioso y, en ocasiones, sinuoso camino del amor y libertad.

 

Corazón gigante / Fúsi (Virgin Mountain)

Dir. Dagur Kári

Islandia. 2015. 94 min.

Fotograma del filme.

Fotograma del filme.

 

VOLVER A COLABORADORES                                      VOLVER A SUMARIO                 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia