(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

 ReVista OjOs.com    SEPTIEMBRE  DE 2017

COLABORADORES / FERNANDO MALDONADO

Fernando Maldonado, ReVista OjOs.com

Foto: Sergio Trujillo Béjar

El conocimiento silencioso



Los artistas no suelen ver que el arte encarna una tercera vía, el centro de equilibrio de la razón y la acción. Nuestros tiempos muestran la parálisis que generó dejar a los filósofos la responsabilidad de explicar la obra y condicionarla. Aunque tal vez, no le hacemos falta al universo porque no lo merecemos, podemos hacer que  nuestro actuar pequeño y minucioso signifique algo. Cada uno recorrerá el camino a su manera, con los recursos que la vida da. El hallazgo siempre es disímil en su apariencia formal, lo que demuestra el infinito número de  caminos que tiene la creación plástica. La obra en realidad, es lo de menos. Es poca cosa comparada con el motivo que le dio origen. Trabajamos para poetizar la vida y dejar de dormir en la razón Cuando la octava década del siglo XX comenzaba para mi, el extrañamiento de estar inmerso en el mundo de las artes plásticas se hacía sentir con mayor intensidad. Estudiar arte en un contexto signado por la imitación de todo lo que se hacía en Estados Unidos o Europa, suponía creer con un talante cercano a la fé, en los argumentos de la crítica o la historia. Crecí en ese contexto, con un escepticismo creciente porque era testigo directo de la irrupción del arte conceptual tardío en todos los eventos oficiales de la ciudad. La pintura comenzaba a ser descartada de las vanguardias como había sucedido décadas atrás en el viejo continente. Intentar mantenerse al margen de la  corriente iba a ser muy difícil. Empero, mi vocación de pintor predominaba aún con la atmósfera irrespirable, como de espacio habitado por personajes de Beckett, que soportaba en la escuela de arte. Con algunas excepciones, lo que veía a diario allí no llegaba a ningún punto sensible de la interioridad humana. Sólo se percibía una simulación vacía y esnobista basada en una creciente conversión de la rebelión de antaño, en una pose pseudointelectual. El siglo XX demostró que toda rebelión decae no cuando se combate contra ella si no cuando es asimilada por el establecimiento y nada está más asimilado a él que las vanguardias artísticas. El arte como espectáculo de consumo; vestido de emperador para un mundo trivial en el cual el cinismo como categoría estética se imponía. Ante semejante ruido sólo cabía el silencio activo de la pintura aunque también había muchos que pintaban para divertirse, para ilustrar o para decorar . . . siempre los habrá. Pero pintar como disciplina de búsqueda interior es una actividad de la soledad reflexiva, un permanente intento por enfocar fantasmas interiores; un instrumento complejo ligado a la existencia como lo es la buena literatura o la música y es entender que el conocimiento no está ligado al lenguaje. Algo muy distante de la preocupación ruidosa por la novedad y el escándalo que se encargó de construir la sociedad de la posguerra en cabeza de los triunfadores. Con el paso de los años este voluntario aislamiento tiene cada vez más significado. No hay libertad mayor que la soledad que impone la ejecución de una pintura, un dibujo o una escultura.

Fernando Maldonado

(Colombia, 1962). Pintor, dibujante, ilustrador, caricaturista.

Estudió en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano de la cual egresó con honores. Le fue concedido el premio Jorge Tadeo Lozano por su extraordinario rendimiento académico. Su obra ha sido expuesta en importantes galerías y ha

representado a Colombia en la Bienal Internacional de

Pintura de Cuenca, Ecuador, y en el Salón Comparaissons

realizado en el Grand Palais de París en 2007 y 2008. Su obra erótica se caracteriza por la representación de escenas en mundos paralelos donde resalta el enigma y la atmósfera pictórica. Su pintura es una negación de los parámetros que tratan de imponerle. De hecho, seguir pintando es una rebelión pasiva. No cree en absoluto en ideas como la redención de las sociedades por el arte, ni mucho menos la ficción del artista como sacerdote o como ser superior inmerso en una actividad excepcional. Nada puede escapar de la inevitable y soterrada intención oportunista del arte y su quehacer social.

 

VOLVER A COLABORADORES                       VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia