(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / DANIEL OMAR BEGHA

 ReVista OjOs.com    MAYO DE 2017

 

Daniel Omar Begha

SOPA DE LETRAS

 

“Sopa de Letras” es una sección que dedicaré a la presentación de las letras de escritores, poetas, dramaturgos y ensayistas, cuya obra es de interés, pero carece de la difusión que merece.

 


"Les poètes ressemblent aux ours, qui se nourrissent en
suçant leur patte."

(M.Y. Lermontov)

 

 

Todos sabemos que es recurrente a la crítica literaria el que cada cierto tiempo encienda fogosas pero estériles polémicas en relación a las mentadas “redacciones canónicas”, cosa que la creación literaria contemporánea posmoderna ya hace mucho tiempo dejara atrás -u olvidara o ignorara-. Sin embargo, cabe destacar como un hecho significativo, en que quienes impulsan esta, por cierto, vacía de todo significado, sean aquellos “estudiosos de la literatura” que han obtenido más “éxito” en su gestión funcionaria artística y cultural dentro del aparato público, que en las lides creativas o académicas. Idea que, por lo demás, suscita una actitud negativa en los verdaderos investigadores o expertos en crítica textual, quienes siempre se han atenido a concepciones más sensatas.

 

El punto de vista contemporáneo se basa en la representación del texto como interacción –convergencia-, de dos puntos de vista: el del autor y del público –al cual se suma como tercer sujeto de discordia, el editor, si es el caso-. Triada que además está determinada, fuertemente, por un componente que allega la presencia de determinadas marcas estructurales percibidas como señales del texto. La intersección de estos tres elementos crea la condición óptima para la percepción del objeto en calidad de texto –Cabe acotar, que podemos entender como texto a toda tipo estructura discusiva que organice contenidos de expresión de sentido-.Ajeno a ello, la marcada expresividad de algunos de estos elementos puede acompañarse con la contracción -o minimización- de otros.

 

El texto artístico, cualquiera que sea su género o formato, transforma esta tendencia en uno de los más importantes elementos estructurales. Este nos hace vivir, por lo general, cualquier espacio como espacio de los nombres propios. Los creadores, los artistas en general, oscilan entre el mundo subjetivo, personalmente conocido y su antítesis. En el mundo artístico el “otro” es siempre “propio”, pero al mismo tiempo, el “propio” es siempre “otro”. Por eso el poeta puede, una vez creada una obra impregnada de emociones personales, vivirla como una catarsis de un sentimiento, la liberación de una tragedia, Algo así como el despojarse de “un demonio que se libera en los versos”, como acotara. M. Y. Lermontov Contradicción situada en la base de la cuestión, la cual crea la necesidad de diversos tipos de estructuras discursiva y de ediciones – y de criterios editores-. El canon, la forma académica, no se distingue simplemente por la autoridad de los editores o por la suntuosidad del texto o su contenido expresivo, sino por la orientación de principio por sobre la percepción del escritor. La percepción contemporánea del texto como un elemento en el proceso artístico sobrentiende una contradicción interna de la posición fundamental de búsqueda.

 

Ejemplo de lo dicho es lo que hemos venido presentando en “Sopa de Letras”, una diversidad de sentidos y discursos puestos en textos, sin embargo, a propósito de esta dicotomía autor- editor, antes de continuar, preciso hacer presente, que he presentado en esta sección solo escritores publicados, los cuales, además, caben de ser clasificados como artistas liminales, por lo cual no se hace extraño, que esta vez también me ocupe de uno de ellos, de una de ellas. Una poetisa inédita, cuyos textos dan cuenta de una provocadora proliferación de sentidos, lo cual los hace atractivo y pertinente publicarlos. Me refiero a textos de, una nobel escritora y poeta, cuyas letras, sin duda, muy bien puede clasificarse como una “poesía ortopédica y molecular” de devenida de la pluma de una poeta “in statu nascendi”

 

CLAUDIA CAVADA. Nacida en Viña del Mar, Chile. Lady Crooner, modelo de cuerpo vivo, fotografía y moda, artista visual y performer, escritora y poeta. Nada distinto a ello es lo que podía haber surgido de la unión de un griego y una italiana, una autentica latina, donde la genética del arte y la belleza universal se expresa, tanto en su belleza y en su sensualidad desbordante, como en su voz, sus palabras y creatividad. Claudia, comienza a temprana edad en la escritura y las artes visuales, recibiendo por ello varios reconocimientos que le impulsan a seguir por estas sendas. Su curiosidad y talento expresivo le lleva a ser una nómade de las expresiones artísticas, replicando con ello también su condición de vida. Lo que aquí presunto es parte del material que conformará su primera publicación, Anáforas, y otras cicatrices. Su poesía es vivencial y catártica, una personal Ontología trascendental. Sin duda, un válido camino en el proceso creativo, donde sin ambages Claudia, enfrenta el parsimonioso paso del ser con el devenir cotidiano del ser humano real y ello lo abisma es su poética creacional.

 

 

HOY

 

Anoche descubrí que muté la piel.

Anoche me enteré de que mi pudor es emocional y que casi no existe.

Anoche supe que aprendí a caminar sola y que no me gusta.

Anoche tuve una conversación con un espejo prestado.

Anoche pude finalmente respirar un poco mejor luego de su enfermedad en primera etapa.

Anoche sentí la piel anestesiada y el corazón estancado.

Anoche lo tuve todo y no tomé nada.

Anoche el sueño me abandonó y me visitó la vida pero no me importó.

Hoy me oculté por un tiempo.

 

 

PERFECTA

 

Que no te atrapen;

Que no te atrapen los ojos profundos de esa mujer que parece irreal.

Que no atrape su naturaleza irreverente y te convierta en despojo humano.

Que no te engañe con su voz dulce y sus movimientos pausados.

Que no te enreden sus labios de besos celestiales.

Que no te deje cautivo su aura de hembra dispuesta a entregarlo todo.

Que no te envuelva su piel suave y su aroma a vainilla.

Porque si te atrapa, te volverás loco de felicidad y toda cordura escapará de ti.

Que no te atrape esa desconocida que te hace flotar, porque puede te hagas adicto y no la quieras dejar.

Que no te atrape; que Dios te libre y puedas razonar.

 

 

CRUZ

 

Pretendo no darme cuenta,

pretendo caer en el juego,

pretendo no tener neuronas,

pretendo alicorarme,

pretendo estar de acuerdo,

pretendo ser feliz con lo que bota la ola,

pretendo saber moverme entre las bestias,

pretendo ser una bestia más cambiando los temas,

pretendo ser dispersa para no decepcionarme tanto.

 

Juego todos los juegos de esta vida maldita.

Esta vida vacía, en la que los abrazos reales no existen,

en la que la gente ya no ama,

en la que todo se traduce en cuánto y con quién se compite.

Me dan asco todos y cada uno de los seres que se cruza en mi vida y no tengo problema en decirlo a la cara.

Me da asco la falta de valores. Me da asco el miedo que se convierte en crueldad.

Me da asco el maltrato de quienes abusan porque tienen un rango de poder y ni siquiera saben dialogar.

Me da asco esta vida de mierda.

 

Maldigo a quien permitió que naciera.

 

 

CATARSIS

 

Lloro cuando necesito vaciar mi alma.

Río todos los días, aunque mi día vaya mal.

Grito cuando la felicidad me invade.

Callo, cuando no entiendo lo que pasa y cuando creo que si pregunto, recibiré una adornada mentira por respuesta.

Observo siempre y siempre a distancia para reconocer terreno.

Expreso con todo mi ser y en cada cosa que hago.

Temo el abandono de quien amo y cuando ocurre, dejo ir aunque mi corazón se desgarre.

Soy leal a mis principios, a mis valores, a Dios.

Me oculto cuando creo que no soy aporte y cuando temo no ser comprendida.

Enfrento el dolor sin miedo y no trato de aparentar perfección ante nadie.

Me enojo ante la indolencia y la injusticia. No siempre lo digo.

Las bestias no razonan.

Vivo cada segundo con todos mis sentidos y toda mi sangre, sin desperdiciar ni una gota.

Amo con toda mi alma, con todo mí ser, con toda mi mente, con todo mi espíritu, con todo mi arte, con toda mi pasión, con toda mi piel.

Muero a veces, para renacer y ser mejor.

Odio que la gente elija existir y no vivir.

Odio esa cobardía.

He terminado mi catarsis.

 

 

LLUEVE

 

Llueve copiosamente.

Llueve en las entrañas,

llueve en la vida,

llueve en mi amado jardín.

 

El viento acompaña la lluvia y obliga a ocultarse y buscar un lugar nuevo, donde exista protección.

 

Un lugar donde la luz sea constantemente y llueva sólo de vez en cuando.

 

La vida está cambiando a una velocidad imposible de asimilar.

 

Dios ha cambiado por completo el escenario nuevamente.

 

Esta vez, es peor que cuando él se fue; ahora hay golpes y ofensas; el amor se está extinguiendo y morirá por completo cuando ella se duerma.

 

Llueve abundantemente.

Se hace difícil respirar; duele el cuerpo;

sobre todo las lesiones que dejó la crueldad en persona, el día que la princesa de piedra me agredió bajo el efecto de alguna droga.

 

Llueve y así, no puedo crear.

Decido ocultarme.

Daniel Omar Begha

(Chile). Estudió en la Universidad ARCIS, de Arte y Ciencias Sociales, humanidades y educación. Presidente de la Corporación Cultural Increpa que realiza los Festivales de Arte Erótico en Santiago de Chile con la complicidad del psiquiatra y poeta Jaime Arenas y el teatrero y grabador Guillermo Pallacán. Personaje insólito, artista multidimensional y multidisciplinario, tiene más doctorados que los que ha podido comprar cualquier popolítico. Trabajó en la Televisión Nacional de Chile. “Hay vinos que se dejan beber y dejan buen sabor de boca. Hay mujeres que se dejan mirar, ellas te provocan insomnio perenne”.

Claudia Cavada. Foto: Julio Cabello

Claudia Cavada

Claudia Cavada. Foto: Julio Cabello

Claudia Cavada. Foto: Ian Rojas Leiva

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia