(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

COLABORADORES / DANIEL DE CULLÁ

 ReVista OjOs.com   JULIO DE 2017

Daniel de Cullá

 

En el centro de día Juan de Padilla

 

Vengo con Pedro al Centro de Día “Juan de Padilla”. Este Centro sí que es Centro, y está muy bien. No huele tanto a Viejo y a Chumino de solterona o viuda, como le pasa al Centro del Carmen. En las mesas, como de la Vida heridos, juegan señores muy de corrido, que si almus, al chinchorro, etcétera; las señoras, a la brisca; pero, pocas. Alrededor de los jugadores muchos mirones. Juegan y se cabrean como si se jugasen la pensión que cobran de mierda. Aunque “algo es algo, como dice mi amigo, al encontrarse un calvo un peine sin púas”.

 

-Estos tienen suerte, dicen unos.

 

-Sí, es la suerte del enano o de los primerizos que no saben jugar, exclama otro.

 

-¿A que no nos dejáis a vuestra nuera, a vuestra amiga, para que sepáis que sabemos jugar a todo? replica unos de los jugadores nuevos.

 

-Prostáticos, dejad de decir tonterías, les reprende mi amigo Pedro. Yo creo que dela guerra del amor estamos todos heridos y bien heridos. Jugad como es debido pues parece que estáis sacándoos  lombrices del ojo del culo con un cuchillo.

 

Todos rieron, menos uno que se había fijado en una señora que venía, y se acercó a la barra del bar para pedir una sangría.

 

-¡Qué viuda tan guapa! ¡Qué cara tan linda! decía.

 

-Esa es mi suegra, exclamó otro. A ver qué decís.

 

Pedro y dos de sus amigos, empezaron a recitar aquello de:

 

”Como tienes la cara, tienes el culo

y si no te lo he visto, me lo figuro”

 

Volvimos a reír. Esta vez, todos al unísono.

 

Tocaban las campanas de san Fernando con mucha tristeza porque sonaban a muerto por los cuerpos de Félix y Teresa que habían  muerto asfixiados por ellos mismos sobre la cama de matrimonio, encontrándoseles desnudos una hija en la postura del 69.

 

-¡Qué valientes! ¡Con 75 años él y ella con 99!, exclamó mi Pedro.

 

-Dicen que fue la hija de él quien les encontró, pues vino mala a pedirle a su padre si la defendía de su marido que la maltrataba y le daba de patadas como cuando recién parida; y eso que tenía orden de alejamiento.

 

Todos callaban, hasta que Gildo, un gallegazo simpático te dijo:

 

-No se os ven los cuartos.

 

-No jugamos a dineros, dijo un buen jugador. Nos jugamos la consumición.

 

-Vosotros sí que estáis consumidos, replicó el gallegazo. Parece que os estáis jugando el primer puesto  en vuestra misa de defunción.

 

-Pues tú ya llevas puesto el traje negro, el que te conviene a viático, mal amigo, le replicó Domingo, un mal jugador.

 

-Anda, vámonos, le rogué a mi amigo. Vámonos corriendo, no por la viuda, sino porque todos estos están ya muertos; que juegan a las cartas con su postrera vida.

Daniel de Cullá

(España, 1945). De origen castellano aragonés. Tras años de pobreza y soledad, muy joven, se fue a estudiar a los Seminarios de Segovia y Madrid.

Más tarde, cuando abandonó

los estudios de Magisterio y Filosofía y Letras viajó a Inglaterra, Países Bajos y Francia donde estudió las lenguas madres de los

países que visitó. En ese periplo trabajó como portero

nocturno en hoteles, tostador de pan y ayudante de  cocinero.

Poeta, escritor, ensayista, pintor y fotógrafo, es miembro

fundador de las revistas literarias Gallotricolor y Flash

Republicano. Su producción y publicaciones se han multiplicado sin cansancio. Figura destacada de la literatura universal, está

considerado como el gran poeta de Castilla. Su poesía es transparente y en ella

brillan ricas imágenes de corte surrealista.

Su tema favorito es el Amor. Su obra Las Bragas del Maromal fue llevada al teatro. Miembro de la Asociación Colegial de Escritores de España.

En la actualidad participa en espectáculos que funden

pintura, poesía, música y teatro.

Dirige la revista de Arte y Cultura ROBESPIERRE.

 

VOLVER A COLABORADORES                                   VOLVER A SUMARIO

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia