(57) 319 2930843

(57) 318 3269478

CONFESIONES

 ReVista OjOs.com    MAYO DE 2017

 

Fernando Guinard por Darío Ortiz

Fernando Guinard

Fernando Guinard por Fernando Maldonado

POLVO ROGADO, GONORREA SEGURA

 

 

Para aquel que no tiene mierda en los ojos es muy fácil percibir que este país es una mierda.

 

Mi trabajo es una revolución contra los valores establecidos del arte y la cultura.

 

No compran mis libros en la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República porque los mojigatócratas dicen que son pornográficos.

 

Cierran los ojos para no ver.

 

Y un crítico me dijo que mientras estuviera la señora Beatriz González metiendo el hocico en la cultura de la Biblioteca no tenía ningún chance. Y entiendo a la perfección su sentencia pues a la señora Beatriz la vi, hace muchos años, salir de misa de la iglesia de Nemocón  con su hermosa carita cubierta por una mantilla de color negro.

 

Y cuando preparaba el libro El Espíritu Erótico cometí el error de llamarla para que tuviera la gentileza de informarme si alguna vez en su vida había tratado la temática erótica en alguna de sus obras. Y con mucha dulzura antipática me respondió que la llamara dentro de un año. Y como es de suponer, tuve pesadillas horribles y se aparecía con frecuencia con su horripilante presencia y yo sentía pavor. Por fortuna también soñaba con Amparo Grisales y Margarita Rosa de Francisco, las protagonistas de las Hinojosa, y con la virgen María,  desnuda, calunga y trabada que me hacía el amor sin ningún pudor.

 

Y revisando su prontuario cultural pude percibir que en un ensayo escrito en 1998 cuando realizo la exposición Qué honor estar con usted en este momento histórico escribió:

 

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-814671

 

“Tanto la producción artística como la recepción del arte en los países de América Latina están irremediablemente sujetos a las políticas culturales nacionales. Eso explica cierta vocación autorreferencial y regionalista de la producción cultural en Colombia. Los ejemplos más conocidos son Gabriel García Márquez y Fernando Botero quienes exacerban los signos culturales locales hasta radicalizarlos, a la vez que entregan la memoria de la pintura y de la literatura universal”.

 

Y es una niña terrible que se ha burlado en su obra de los expresidentes Turbay y Betancur. Y ha mamado de la  teta oficial por su incapacidad para ser independiente.

 

Y lo peor: Le comen cuento, o le copian como dicen los marihuaneros posmodernos.

 

Y hace muchos años, el señor Roca, otro burócrata de la Biblioteca Luis Ángel Arango me ordenó que cancelará el proyecto del Museo Arte Erótico Americano  MaReA porque no tenía sentido.

 

Y son muchas las señoras que le han cerrado las piernas al MaReA. Pero unas más bellas las han abierto para éxtasis inolvidables.

 

Talento, según Marta Traba, no es solo la destreza plástica sino la forma de desarrollar una idea “con inteligencia, buen humor y causticidad”.

 

El bello descoyuntador, título apócrifo de una escultura del maestro Tiberio Vanegas - pionero del arte kitsch en Colombia-  es un bello soldado colombiano que representa el espécimen multirracial del macho colombiano: inteligencia de indio, facciones de blanco, cuerpo de negro,  y dotación de burro. Y la representación de la belleza y el eterno femenino en la burocracia cultural podría ser un monstruo con la belleza y simpatía de Beatriz González y Antonio Caro, la sencillez y la ternura de Doris Salcedo  y la dotación de Esperanza Gómez.

 

Respiro aire contaminado cuando salgo a visitar a los amigos, gestores culturales  y reducidores que siempre salen con tistiristis. Y  regreso a casa, meditabundo y cabizbajo  con las manos entre los bolsillos que acarician a mi mejor amigo.

 

Y como lo peor de las roscas es no estar en ellas, me voy a corromper, y trataré de absorber la ética de los políticos y directores de medios de comunicación al servicio de los grandes empresarios que pronto confesarán sus delitos para el escarnio público.

 

Y me pasearé orondo y orgulloso con las putas más finas del universo, y me liberaré  de los parásitos conductistas buenos para nada.

 

No me burlaré ni criticaré las convenciones del arte y la cultura ni me causarán repulsión  los burócratas tontos con menos logros que los míos. Ni me alejaré como alma que lleva el diablo de los ignorantes,  los creyentes, los evangélicos, los farsantes,  los intelectuales y los ídolos de barro.

 

No volveré a pensar que los medios de comunicación son fábricas de mentiras y los popólítícos son psicópatas, sociópatas, pesados, repugnantes, mentirosos y  cínicos. Y que es una tragedia estar gobernados por los lameculos de los empresarios y los traficantes de la guerra. Y ni siquiera imaginar que la justicia solo existe para quienes tienen dinero para comprarla.

 

Me convertiré en un zombi.

 

Espero que el nuevo documental sobre el MaReA evite las convenciones  de los documentales de arte y muestre los procesos y logros del MaReA, y cómo ha logrado subsistir en un ambiente hostil preñado de ignorancia, estupidez y anorgasmia.

 

Muchos hipoactivos y tontarrones  tuercen la jeta cuando les recuerdo que fueron engendrados por una relación sexual de sus padres y que no tienen la certeza si fue un proceso amoroso, erótico y  placentero,  o una noche de locura, borrachera y arrechera sin ningún ritual de seducción.

 

Hay que derribar las roscas y no  exaltar a los miserables que se han encaramado y enquistado en la burocracia cultural. Nunca he permitido que los burócratas metan el hocico en mi sexo. Me pueden envenenar.

 

Y nunca más citaré la frase del jefe sioux Burrard: “La idea que conduce a ser un buen empresario o un buen hombre de negocios es totalmente opuesta a la que lleva a ser un buen ser humano”.

 

Y las fábricas de mentiras se convertirán en las voces de las nuevas clases políticas que llegaran al poder, similares a las anteriores con buenas dosis de retórica y sonrisas hipócritas. Y no habrá ruedas de prensa manipuladas, ni debates donde los acusados se escurren como las babas de las jetas de los babosos.

 

Y la educación y la cultura resurgirán  hasta alcanzar la cumbre de la montaña, como Nairo Quintana, Sísifo y el MaReA, y escalarán de nuevo las alturas para coronar nuevos fracasos en medio de la algarabía del clímax.

 

Y como el arte está en crisis, el MaReA, proyecto único en Colombia y América Hispana, se izará hacia el infinito y sembrará, en el vientre de las brujas terribles, monstruos que las devorarán y salvarán a la cultura de su presencia nauseabunda.

 

Dios existe. ¡Bendiciones! Les dice el pastor Fernando Guinard.

 

Háganle con los diezmos.

 

Malparidos y malparidas.

 

Mientras los valores y estructuras culturales no se transformen  nunca se podrá cambiar el orden existente.

 

Porque el arte enseña a ver de modo nuevo, descubre nuevos puntos de vista,  sorprende y hiere la mediocridad, lastima el sentido común, enfurece al hombre satisfecho.

 

Y como decía en la primera confesión de la Revista OjOs hace cinco años:

 

No más dominio de mentes, ni de lenguajes, ni de voluntades, nada.

 

Vamos a romper esquemas.

 

Vamos a enfrentar y confrontar lo establecido.

 

Y seguimos en lo mismo, o peor. Pero insisto, persisto y no desisto.

 

 © ReVista OjOs.com

Se prohíbe la reproducción de cualquiera de los contenidos de la ReVista, así como su traducción  a cualquier idioma sin autorización de su titular. Email: fernando.guinard@gmail.com / Teléfono: (57) 318 3269478 - 319 2930843 Bogotá, Colombia